Por Lucho Rivera (Cinéfilos). Dentro del estereotipo común seguramente no, pero en este contexto muy probablemente tengan razón las distribuidoras norteamericanas al asegurar que el azul es el color más cálido, ellos renombraron a La vie d’Adèle como The Blue Is the Warmest Colour. Abdellatif Kechiche logró convencer al jurado en la pasada edición de Cannes que su cinta era la más atrevida en el plano visual para de esa forma llevarse la Palma de Oro como mejor película, y sí, pocos directores han tenido el atrevimiento de filmar de tal forma relaciones íntimas de pareja, menos aún del mismo sexo. No estamos tan seguros de que cinematográficamente haya sido la más merecedora.

Reseña de La vida de Adèle

Adéle Excharchopoulos protagoniza la cinta sin necesidad de cambiar de nombre, la actuación de la francesa resalta del resto, a pesar de que el tema lésbico, punto central de la trama, recae en forma más directa sobre Léa Seydoux, quien hace el papel de Emma, lo de Adèle resulta sobresaliente al lograr una tesitura dramática donde se perciben perfecto las variantes de emociones y confusiones sexuales que experimenta a lo largo de las tres horas que dura el filme.

Quizá demasiado tiempo para el trasfondo del guión, goza de mayor profundidad en el plano sensitivo, no tanto en la complejidad de la historia, por ello se sienten momentos bajos donde se extiende demasiado la conexión de los sucesos, ninguno en el extremo de dejar caer la cinta, pero quizá media hora menos menos hubiera ayudado a que el espectador saliera con las sensaciones más adheridas.

Reseña de La vida de Adèle

El peso de los 180 minutos recae totalmente sobre ellas dos, por tal razón a veces se extraña la intervención de situaciones externas que durante lapsos descansen la mente de la trama principal, con todo y la máxima irrefutable de que el tema sexual es atractivo por default.

La fotografía y lo que transmiten las imágenes en las secuencias álgidas son indiscutibles, a pesar de lo explícitas no caen en lo grotesco en ningún momento, la textura hace bastante natural la percepción de lo que se pretende transmitir y el guión, que por momentos sí tiene una repercusión importante, terminan por enmarcar una cinta que sin ser mediocre ni de cerca, la osada línea lésbica consiguió elevarla a los niveles que los reconocidos galardones nos han mostrado.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here