Yo peyote es un documental que se enfoca en la sanación emocional. Platicamos con el director, Carlos Matiella, para que nos hable sobre el proyecto y cómo el peyote, según él, es una planta que cura emocionalmente.

Platicamos con Fric Martínez sobre su documental Yo Peyote

¿Quién es y qué hace Carlos Matiella?

Charly: Soy un sateluco cualquiera (risas).

Soy un artistilla que empezó desde chavito (secundaria) a dibujar, después comencé a hacer videos, a los 18 a escribir ensayos, a los 19 escribí un libro y una obra de teatro, a los 21 a hacer animación y por ahí de los 23 o 24 hice mi primer cortometraje con animación. Formé un colectivo de artistas que se llamaba “Pabaco, todo esto con la tendencia de hacer arte espiritual. Hice 120 cortometrajes de videoarte; a los 26 formé “Organika”, hice mi primera exposición de video-instalación llamada “Gómez”, luego otra que se llamaba “Video Cerebro”. Puse mi propia galería durante unos meses (no se me hizo lo máximo y la cerré). Realicé Clean is good, un cortometraje que ha ganado muchos premios, posteriormente Chuy Loser que es una serie de animación, luego Concreto Sutil que es una exposición de dibujo, la primera vez que utilicé dibujo con color. Posteriormente vino Yo Peyote, y finalmente Buenondismo, un libro ilustrado de espiritualidad callejera no apto para hippies.

Desde hace 6 años comencé la Comunidad de cine y publicidad de medios creativos, una bolsa de trabajo, Fric Martinez es el perfil de Facebook con el que empecé esta comunidad y creció muchísimo. De inicio nadie sabía quién era y pues mejor decidí “salir del closet”.

Desde el inicio…

¿Cómo ha sido tu experiencia con el peyote?

Charly: Mi primer experiencia con peyote fué a los 18-19 años con Claudia (con quien estuve casado y actualmente separado), fuimos en tren, ella estaba chambeando de mesera en San Miguel de Allende, entonces yo llegué a verla y me la rapte, nos metimos caminando al desierto sin agua ni nada, todo mal, encontramos peyote y nos comimos uno, regresamos caminando hechos mierda, super cansados, sin agua. Después de esa vez volví a ir al desierto, pero a Real de Catorce con mi hermano y en esa ocasión fué cuando tuve un gran contacto con la verdad, sentía una gran capacidad de verla.

Tiempo después regresé con Claudia y esta vez llevé unas preguntas para hacerle al Señor Peyote, una de esas preguntas fué: ¿Me quiero casar con Claudia?. Me di cuenta que con el peyote puedes ir a tomar decisiones, cuando piensas en algo tienes tanto poder que puedes abiertamente tomar decisiones sabiendo que estas con la cabeza fría. Obtienes respuestas que no están intoxicadas por la vanidad, por el miedo, por esas mamadas…

Esa planta lo que tiene, por lo menos en mi, la particularidad de quitarte el ego, te quita ese desequilibrio de creer que tu eres tu pasado. Esa planta es Dios.

¿Qué pasa con Yo Peyote?

Charly: Pasaron 14 años desde la última vez que comí peyote, porque me considero un wey que trabaja en sí mismo, pero con Claudia el último año había estado pinchon, pero siempre nos llevamos bien, simplemente nos preguntamos ¿Qué queremos de nuestras vidas?.

Platicamos con Fric Martínez sobre su documental Yo Peyote

Y fue cuando dije, quiero ir al desierto otra vez a visitar al Señor peyote, necesito ir a hincarme delante de Dios. Y traía ganas de documentar eso y fue cuando dije ahora es cuando, y gracias a Dios lo que se grabó fue muy buen material, yo dije: si se va a grabar, que se grabe algo chido. Cuando terminó yo estaba feliz de todo lo que había aprendido, de todo lo que me había quitado.

Tuve un muy buen viaje, se documentaron cosas muy fuertes, después tuve oportunidad de hablar. Me clavé todo un año en editarlo, la postproducción, el audio, los dibujitos, toooodo, pensando que si hay alguien que le va a cagar el tema, que por lo menos lo disfrute visualmente.

Estoy metiendo Yo Peyote a Fondeadora para pedir una lanita y poder meterlo a festivales de cine y después de eso, quiero internacionalizarlo para ver si algún día me dan “algo”, quiero lograr conseguir lo suficiente para poder sacar mi libro. Ya lo he proyectado como 6 veces.

¿Qué opinas de buscar un guía para comer peyote?

Charly: Yo no creo que nadie necesite un guía, que mejor guía que Dios, la energía que hace que todo lleve su curso. Entonces el pedazo de Dios que llevas dentro de ti es la mejor guía. Nunca he ido a una ceremonia huichol ni pienso ir jamás. Soy bastante laico.

¿Te han llegado a decir que hiciste algo mal al hacer tu documental?

Charly: Una vez lo presenté en la ENAH, en una expo que se llamaba Plantas Sagradas de una semana. Yo escribí para presentar mi documental y me dijeron que sí. Les pedí que abrieran su mente y su corazón, que era un documental emocional. Cuando terminó lo primero que recibí fueron felicitaciones y agradecimientos.

Recibí un comentario diciendome que “en cuanto a lo visual y eso estuvo muy bien pero que en cuanto a mostrar la cultura del peyote quedó “flaco”, que necesitamos enaltecer esa cultura y bla bla bla”.

El peyote llegó mucho antes que nosotros y ni creo que exista una cultura del peyote. Yo me pregunto ¿si lo hubieran consumido los egipcios entonces el peyote sería egipcio?.

Otra vez me dijeron que les había gustado mucho mi documental pero que tenía “algo” que no les gustaba, que no sabían que, que los huicholes….

Por todo esto puse un disclaimer al inicio del documental aclarando que no es un documental acerca del peyote, sino de alguien que busca consejos para su vida emocional.

“El mayor piropo que me dice la gente cuando ve mi documental es que es honesto”

No soy muy de culturas, para mi culturas, el humano. Somos un planeta y una especie. Al final todas esas culturas van a desaparecer pero seguirá existiendo el humano. Para mi el peyote debe parecerse más a la psicología, a estudiar la mente. Ya vivimos en un mundo tecnológico, necesitas poner eso ancestral en el lenguaje actual. Me han dicho: que bueno que existe un wey como tu, un pinche burguesito que llegue a hablar de eso.

Cuando lo edite quité escenas en las que yo me veía, o más guapo, o más inteligente, o más buena onda, o de mayores conocimientos, o más cagado, o más como para gustarle a las chicas, más yo o de enaltecerme a mí. La primera edición lo tenía, también la segunda, llegó un día en el que dije a ver wey ¿que estas haciendo?¿que necesita la humanidad?¿un wey que se enaltezca? un wey que se vaya para abajo no para arriba, le di play y ¡pum! ¡pum! ¡pum!, borré todas esas escenas, que igual nadie las hubiera notado.

“Es un documental que te hace empático”

¿Cómo decidiste ponerle el nombre?

Charly: Number one tenía que tener la palabra “peyote”, mi chamba siempre ha sido la de promoción artística en mí, he aprendido que tienes que ser en los títulos muy obvio. Siento que cumple con los requisitos que describen el tinte del documental, es un nombre comercial, le pude haber puesto “Viaje emocional al desierto” o “Hikuri, poderes sobrenaturales”. Quise ponerle algo que sea como de cultura pop y además el hecho de que trajera “yo” es porque es personal.

Platicamos con Fric Martínez sobre su documental Yo Peyote

¿Qué te dijo Claudia?

Charly: Nos estábamos separando y le dije, sabes que, voy a pensar, entonces me fuí al desierto. Después de editar el documental se lo enseñé a mi gente cercana incluyendola a ella, y le pregunté si estaba contenta con su aparición en él. Me dijo que sí, que no había problema; le pregunté si quería que quitara alguna cosa, y me dijo: "no, está chido". Nos llevamos bien porque siempre nos llevamos bien, entonces ¿por qué ahora habríamos de llevarnos mal?. La vida es muuuuy corta como para no amar y es una chava bieeen chida, es de los pilares de mi vida. Somos una familia y cuidamos mucho a nuestros hijos. Yo la respeto muchísimo y todo chido con ella.

¿Has probado la ayahuasca?

Charly: Si hago ayahuasca me gustaría hacerlo parecido a lo que he hecho con el peyote no quiero que sea una ceremonia, no quiero que haya un wey cantándome en la oreja, me gustaría ir a Perú o a donde sea y consumir una dosis baja, yo solo o con un amigo, o dos. Y luego ir subiendo la dosis para conocer la planta y entonces decir ahora estoy listo para tomarme medio litro o ¡un litro! (carcajadas).

No he querido escuchar mucho, no es bueno andar escuchando las versiones de otros. Es como leer a Castaneda, la gente cree que va a ver perros transparentes…

“Algo que también quería hacer es desmitificar”

Lo que Carlos espera…

Charly: Peco de generalizar, como si mi experiencia fuera igual para todos, se que no. Lo que yo esperaría y quisiera que pasara es que me dijeran, wey sane mi relación con mi papá. Lo que necesitamos es sanarnos, sanarte emocionalmente es que seas amoroso todo el tiempo.

“Busco beneficiar a los demás”

¿Algo que le quieras decir a los futuros espectadores de Yo Peyote?

Charly: Que estén dispuestos a abrir su corazón y su mente y fundirse con lo que van a ver, porque voy a hablar de ellos, no de mí. Que no se pierdan el chance de ir a ver un poco en zapatos ajenos, temas, que ellos mismos ya saben, pero que no saben que lo saben.

Carlos Matiella nos invita a apoyar su proyecto en Fondeadora ya que el documental no se encuentra disponible en internet, al acceder al sitio podemos buscar su proyecto Yo Peyote (que estará disponible la próxima semana), aportar una lana para la causa y poder verlo online o descargarlo.

También pueden entrar a yopeyote.com o a su su fanpage y checar el calendario de proyecciones para que puedan asistir. La mayoría son entrada libre.

[youtube width=”560″ height=”314″ video_id=”L7uzG6N4BAM”]

Fotos: Alejandro Palicio M. 

Compartir
Artículo anteriorMatt Smith estelarizará nueva versión de Terminator
Artículo siguienteUna página te dice qué tan feo eres
Soy Comunicóloga egresada de la Universidad del Valle de México. Mis intereses se enfocan al Marketing Digital, Social Media, Diseño, RRPP y Edición de Video. Soy amante del sol y las playas, me gusta hacer yoga, el arte en todas sus formas, nadar, correr, hacer collages y el sarcasmo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here