El día llegó al fin. El pasado fin de semana se llevó acabo la Quinta edición del Festival Marvin, y por lo que se pudo ver, no defraudó en nada. En está ocasión, el Marvin nos ofreció 8 escenarios donde pudimos conocer nuevas bandas, nuevos estilos musicales, nuevos ritmos, en fin, muchas maneras de recorrer el Circuito Roma-Condesa a través de la música.

El primer escenario que pude visitar, fue el Parque España, donde estaba programado que Little Jesus abriera con su música el Festival Marvin en punto de la una de la tarde. Me sorprendió mucho que para ser el primer grupo, ya había cientos de personas conglomeradas en el escenario, también conocido como Escenario Doritos, un lugar que fue diseñado para que las personas que no pudieron comprar el boleto pudieran disfrutar de algunas bandas totalmente gratis, además de tener una zona de juegos para aquellas personas que llevaban a sus niños al Marvin.

little-jesus-marvin-rockactivist

Me dirigí a la calle de Puebla para poder disfrutar de Javiera Mena en el Covadonga Salón. En un abrir y cerrar de ojos, el Covadonga estaba a revantar, las personas empezaban a chiflar para que ya saliera Javiera Mena, la cual correspondió el llamado de sus fans, y entre sintetizadores, sonidos beat, Javiera salió con una capa blanca como si fuera un verdugo, y lo demás fue historia. Ofreció un gran concierto que sus fans no dejaron de gritar, saltar y aplaudir. El ambiente en el Marvin seguí ardiendo.

javiera-marvin-rockactivist

Tuve la necesidad de ir después al bar Pata Negra, porque tenía muchas ganas de conocer el rap de Ashauri & Jony. Al entrar, fue como si me teletransportara a otro mundo, donde la cerveza, el calor humano, y las rimas, fueran la única forma de comunicarse. No me defraudaron en nada Ashauri & Jony, a pesar de que a veces sentía que no entendía lo que intentaba transmitirme con la letra de sus canciones, aunque hubo otras que me confrontaron conmigo mismo.

ashauri-marvin-rockactivist

Luego de Ashauri & Jony, siguió The Guadaloops, quienes con su rock cambiaron el ambiente, las personas brincando, empujándose, aplaudiendo, escupiendo, todos se divertía a lo grande y olvidaban todos sus males.

the-guadaloops-marvin-rockactivist

Otros de los puntos más socorridos, fue el Caradura. Aquí Juan Cirerol con guitarra en mano y voz aguardientosa, entonó sus rolas. Luego, Jack and The Ripper, una especie de gemelos fantásticos, sorprendieron a todos con su producción musical y auténtico show de sintetizadores con guitarras ruidosas.

juan-cirerol-festival-marvin-rockactivistJack-and-The-Ripper-marvin-rockactivist6Jack-and-The-Ripper-marvin-rockactivist4

Sin duda, El escenario Doritos fue uno de los más llenos (supongo porque era gratis), que ni la lluvia hizo que la gente se despegara ni un momento del Parque España… Aquí también pudimos echarle ojo a Belvès y su dosis de folk vegetariano.

belves-festival-marvin-rockactivist2belves-festival-marvin-rockactivist

En el Parque, el esperado regreso de The Plastics Revolution sucedió para dar fin a las actividades en este escenario.

plastics-revolution-marvin-rockactivist5plastics-revolution-marvin-rockactivist6

En Cinespacio – Escenario Levi´s me tocó escuchar a Los Headaches y a Cardiel. Dos estilos de música totalmente distintos. El primero se podría decir que era rock and roll, y el segundo, un punk venezolano de lo mejor que escuché en el Marvin. El Escenario Levi´s fue tan bueno que la intensa lluvia que se colaba por la carpa pasaba desapercibida.

cardiel-festival-marvin-rockactvisit4cardiel-festival-marvin-rockactvisit5

Algo que moría por ver, era un show de “stand up”, pero desafortunadamente el lugar fue muy pequeño para la demanda de cientos de personas. Pero bueno, era la primera vez que se hacia esto en el Festival Marvin, así que espero que en las demás ediciones consideren un espacio más grande, ya que era increíble la fila que se hacia para poder intentar entrar a ver a gente como Gon Curiel 🙁

Regreso a Cavadonga, pero ahora subo a la cantina para escuchar a una de las artistas más esperadas de la noche, Jessy Bulbo, quien nos hizo bailar, reír, gozar y olvidarnos de que no tenías boleto para ver a las bandas estelares… La energía que proyecta Jessy Bulbo al cantar, sus publico lo recibe y hace un concierto inolvidable.

jessy-bulbo-marvin-rockactivistjessy-bulbo-marvin-rockactivist7

Como premio de consolación o por propia convicción, algunos nos quedamos después de Jessy para desestresarnos con las rolas de The Melovskys. Para ese entonces, se miraban ebrios por todos lados.

The-Melovskys-marvin-rockactivist4 The-Melovskys-marvin-rockactivist5

Como si un milagro ocurriera, no sabemos cómo le hizo, pero nuestra querida fotógrafa capturo el acto en vivo de The Reveonettes, con solo ver las imágenes nos damos cuenta del mágico ambiente.

The-Raveonettes-festival-marvin-rockactivist8The-Raveonettes-festival-marvin-rockactivist9The-Raveonettes-festival-marvin-rockactivist10The-Raveonettes-festival-marvin-rockactivist7The-Raveonettes-festival-marvin-rockactivist4

Mojado, sin sentir mis pies, con mis oídos sordos de escuchar increíble música, con hambre –pero satisfecho–, terminó la jornada del Festival Marvin, el que ya espero para el próximo año. Si estuvieron ahí, cuenteros sus aventuras, sus anécdotas, sus vivencias, y cuales fueron las bandas que más disfrutaron.

Fotos: Gabriela Oliveros

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here