Por Luis Rivera. Arriesgar es un acto que siempre se agradecerá en cualesquiera de sus modalidades. Es cierto que en más de una ocasión el tropiezo será casi natural. Pero también lo es que no arriesgarse trae muchas veces un resultado peor, del cual sólo queda la nostalgia de la oportunidad perdida porque alguien más lo hizo. Aunque vaya, ninguna de las dos direcciones es garantía de éxito. A veces esperar también funciona y deja asentar mejor las cosas.

10561741_908697632504699_5816004634122287516_n

Los festivales de música en México viven en constante mutación, lo mismo que su público. Tijuana es una ciudad que respira aires de narcotráfico, que tiene una distribución vial muy parecida a la de Estados Unidos y que está inmersa entre cerros de piedra, como si se tratara de cualquier municipio del Estado de México, sólo que ahí la roca es caliza, se paga en dólares y los muertos hablan spanglish.

10290642_909450259096103_4823016629174641704_n

Lo desértico se va volviendo acuoso y más placentero conforme uno se acerca a las costas de Baja California. La parada inmediata son las playas de la misma Tijuana, sin embargo el primer punto turístico en donde se dan cita buena cantidad de turistas extranjeros es Rosarito, apenas a media hora de la ciudad fronteriza y sin necesidad de transitar una carretera falta de alrededores inmobiliarios. Uno arriba al pequeño puerto tras pasar unas cuantas avenidas que suben y bajan librando lo irregular del terreno.

all-my-friends-rockactivist-la-femme

Unas 20 cuadras de estilo californiano con polvo constante en el aire y playas donde el agua del mar rara vez logra entibiar los pie, conforman el centro de Rosarito. Algunos kilómetros más adelante, y después de contemplar una vista tan diversa, residencial exclusivo junto al mar y motel de paso pintado de morado incluidos, se encuentra el hotel Castillos del Mar, un complejo hotelero conformado por pequeñas casitas que rodean una bahía bardeada por roca tallada gracias al choque de las olas, aquí es la nueva casa del festival All My Friends.

11224223_909450222429440_3228516980679112078_n10584036_908696685838127_3137125254023167099_n

La bajada implica varias escaleras para superar el risco desde el que se observa el simétrico panorama. Para esta ocasión el decorado es de tinte festivalero, la marca de la cerveza que patrocina abunda en carteles de papel engrapados a alguna superficie temporal, lo mismo que las luces de índole navideña que pretenden dar un poco de luz para cuando el sol sea insuficiente.

10438179_909450225762773_1126518820863536008_n

A las 5 de la tarde los chilenos de Protistas son los primeros que logran reunir a un numeroso grupo frente al escenario principal. Resulta irremediable la relación en sonido con los Ases Falsos, sus connacionales que representaron al país andino en la edición anterior. Lo diverso de las procedencias hace que sobre la arena encontremos desde vestimentas plenamente playeras hasta pantalones de cuero que hacen juego con un suéter de corte grueso que invita más a pasar la noche en un bar del centro de Tijuana.

10359171_908697775838018_2335389982081099782_n

67312_908697059171423_4662367157806538808_n

Avanzada la tarde el arribo de gente desde la capital bajacaliforniana principalmente, así como del Distrito Federal, es lo que se superpone por encima de cualquier otro lugar. Sin embargo los latinos y sajones de California que les basta tomar su auto y trasladarse poco más de una hora también tienen presencia importante. Dos comidas de cuatro tiempos maridadas con cerveza y vinos locales bajo una palapa que pega de frente al mar son el pretexto perfecto para esperar a los actos estelares del festival.

11144077_909450339096095_4792899571252918179_n

Un jardín, que resulta la única zona verde dentro del hotel, recibe propuestas de corte electrónico, sintetizadores, secuencias y voces agudas conjuntan a un público que bajo el sol con aire frío exige un poco más de calidez, como Princess Nokia y Nite Jewel.

11209576_909450475762748_5764656635289443447_n

11536026_909450432429419_5570286850367159374_n

11403051_909450429096086_959054127595437900_n

Cuando cae la noche aparece el primero de los 3 actos que están por encima del resto dentro del cartel, Kyle Thomas, a.k.a. King Tuff, quien firmado bajo el afamado sello Sub Pop no necesita más que acompañarse de su guitarra, un bajo y un batería para sonar como el acto más potente de todo el día.

all-my-friends-king

all-my-friends-king-5

all-my-friends-king-4

Minutos más tarde y quizá en disonante orden apareció el dueto White Hills, misma fórmula que su predecesor, bajo, guitarra y batería, sólo que en este caso la voz de una mujer y secuencias con mayor profundidad y de mayor longitud consiguen que el público se tranquilice un poco. No sabemos si por aburrimiento o concentración.

all-my-friends-rockactivist-white-hills-2all-my-friends-rockactivist-white-hills-5all-my-friends-rockactivist-white-hills-3all-my-friends-rockactivist-white-hills-4

Los únicos europeos en la lista, los franceses de La Femme que gozan de tocar prácticamente cada tercer día por todo el mundo y que hace un año visitaron la Ciudad de México con mucho mejores ánimos, se encargaron de cerrar el escenario principal con su ya conocida psicodelia que pareciera innata al idioma que practican. Mancuerna ideal con menos entusiasmo del que solían presumir. Uno debió predecirlo desde que durante el día se les vio tirados en la playa sin muchas más ganas que las de descansar.

all-my-friends-rockactivist-la-femme-9all-my-friends-rockactivist-la-femme-7all-my-friends-rockactivist-la-femme-8all-my-friends-rockactivist-la-femme-1all-my-friends-rockactivist-la-femme-10

El arriesgue se agradece, la intención de descentralizar la industria mucho más. La curaduría deberá seguir trabajando, lo mismo que la logística y promoción. Aquí la oportunidad es doble, experiencia exenta de lo común y cercanía con California, que después de Nueva York, quizá se trate del estado norteamericano que más bandas produce en la actualidad.

1382230_909813152393147_3878376637424364299_n 10423265_909450229096106_8717685521984573536_n11201907_909450325762763_739718775910827874_nall my friends

Lo que el público más necesita para disfrutar de All My Friends es presupuesto, para literalmente, ir con todos sus amigos. Puedes ver más fotos del festival aquí. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here