La universidad de Queensland en Australia realizó un estudio, encabezado por la doctora Genevieve Dingle, en el que asegura que escuchar música “extrema”, como metal, punk o hardcore, hace que las personas sean más calmadas, descartando la hipótesis de que estos géneros musicales provocan rabia y ansiedad a quien los oye.

Según el portal NME, el estudio se realizó a 39 oyentes habituales de música “extrema” y encontraron que “la música reguló la tristeza y alentaba las emociones positivas. La música los ayudó a explorar la gama de emociones que sentían, y los dejó más activos e inspirados”, dijo la autora del estudio.

Hell and Heaven 2014

El reporte de resultados concluyó contundentemente que este tipo de música ayuda a procesar la rabia, baja los niveles de hostilidad, irritabilidad y estrés.

¿Cree que sea verdad? Aquí un poco de música estridente para comprobarlo:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here