Nuestros amigos Zepedabros nos invitaron al mismísimo infierno el lunes pasado, pues se presentaron en el Plaza Condesa Behemoth, Whitechapel y Here Comes the Kraken, quienes brindaron a todos los asistentes una brutal e infernal noche. 

"Los Kraken" tocaron primero, los escuchamos un par de canciones y fue evidente que no es lo mismo sin su anterior vocal; sin embargo, mantienen su reputación como una de las bandas nacionales más sobresalientes en su respectiva escena. 

Acto seguido apareció Whitechapel, de reojo, los más esperados por las chavitas. Phil Bozeman y compañia venían de ofrecer un concierto gratuito en Guadalajara bastante vitoreado, así que las expectativas eran altas. Con un sonido catalogado como deathcore (death metal con elementos del hardcore), compartieron con sus fans temas de su nueva producción discográfica "Our Endless War”, lleno de breakdowns bastante coherentes y sinceros; además de una ejecución en la batería dura y directo al grano. Nada pretenciosa su propuesta. 

Para cerrar, el regreso de Behemoth, quienes no habían creado nueva música debido a la leucemia de su lider y único miembro fundador de la banda, Nergal. Los polacos subieron al escenario maquillados, imponentes, retando al público en cada momento. El motivo de su visita era presentarnos "The Satanist", su más reciente disco; sin embargo, optaron por tocar más de sus hits.

Brutal, impecable, nos quedamos sordos durante los 14 temas que se echaron, movimos tanto la mata que aún nos duele la cabeza. El circle pit se hizo presente, sin duda el concierto fue perfectamente disfrutable, siendo o no fan de la banda, pues técnicamente son bastante buenos. Aquí las fotos que tomamos:

Behemoth

Behemoth trajo el infierno al Plaza

Behemoth trajo el infierno al Plaza Behemoth trajo el infierno al PlazaBehemoth trajo el infierno al Plaza Behemoth trajo el infierno al Plaza  

Whitechapel

Behemoth trajo el infierno al PlazaBehemoth trajo el infierno al Plaza   Behemoth trajo el infierno al PlazaBehemoth trajo el infierno al Plaza

Fotos: Álvaro Villalobos

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here