Por Guillermo Urdapilleta. La muerte como revulsivo de vida. Un sutil y humorístico documental sobre los últimos años de Wilko Johnson.

Vivir. Este verbo representa una obviedad en el quehacer de los seres humanos; sin embargo, en uno queda la manera de llevar a cabo dicha acción, la forma en la que queremos vivir y qué resultados esperamos de la misma. En ocasiones no nos damos cuenta que el curso de la vida puede cambiar en cualquier instante, o incluso terminar.

Fue así como Wilko Johnson –guitarrista de la banda británica de rock Dr. Feelgood- cambió su perspectiva de vida en el 2012, cuando los médicos le diagnosticaron un cáncer de páncreas irreversible e inoperable, el cual le permitiría vivir por 10 meses más (12 máximo, con quimioterapia). Este veredicto produjo en él un efecto inesperado, en el que contrario a lo que se podría pensar, un oleaje de euforia le permitió disfrutar su vida más que nunca, haciendo lo que más le gusta y encontrando en cada nimiedad, un pretexto sincero por el cual sonreír.

Esta historia, de manera mucho más detallada, fue mostrada el pasado martes 20 de octubre en el Foro Lindbergh del Distrito Federal, como parte de la décima edición del Festival de Cine Documental de la Ciudad de México (DocsDF), misma en la que Julien Temple, conocido director británico de documentales y videos musicales, estuvo presente para compartir su último trabajo documental titulado “The Ecstasy of Wilko Johnson” (El éxtasis de Wilko Johnson), en el que hace un intenso y muy metafórico seguimiento a la vida de este personaje de la música, a partir de que se enteró que el cáncer estaba por consumirlo.

“The Ecstasy of Wilko Johnson” (El éxtasis de Wilko Johnson)

El cineasta convirtió a Johnson en el principal testigo y narrador de su desarrollo, utilizando la entrevista como principal elemento narrativo en el que la experiencia, la memoria y el porvenir jugaron papeles importantes. Motivos meramente cinéfilos fueron plasmados en el filme, como cuando Johnson juega ajedrez en Canvey Island (su ciudad natal) con la muerte, un personaje que nos remite totalmente a El Séptimo Sello, clásico de Ingmar Bergman.

Así entonces, The Ecstasy of Wilko Johnson nos ofrece una muy valiente lección de vida a partir de la figura de la muerte, en la que el arte, la música, el humor y por supuesto, las experiencias, producen en el espectador un sinnúmero de sensaciones y pensamientos.

Altamente recomendable. Mira el tráiler aquí.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here