Por Frenemy. Ya casi termina el 2014 y en RockActivist no queremos pasar por alto uno de los discos más interesantes que nos pudo ofrecer este año. Hablemos de Porter, una banda que retoma mi atención con su trabajo “Moctezuma”.

Porter llegó hace poco más de 10 años para formar parte del soundtrack de mi vida con un sonido extraño y fresco para el rock mexicano; letras raras catalogadas por muchos como surrealistas. Sin temor, puedo decir que Porter se encontró en algún momento dentro de mi top de bandas nacionales preferidas; sin embargo, con el paso de los años dejé de escucharlos; su música y sobre todo la personalidad de la banda se volvió ajena a mi gusto.

Es cierto que un frontman es estratégico dentro de una agrupación de rock, y el papel que desempeñó Juan Son en Porter fue crucial. Él se convirtió en el vocero de una de las bandas más importantes dentro del circuito mexicano. Fue normal que su personalidad permeara en el discurso que Porter tenía en el escenario, pues la extravagancia de Juan Son fue un detonante para que este proyecto creciera. La chispa que tenía hacia la gente, sobre todo hacia las chicas, y su actitud hilarante y parafernálica, le dio a los oriundos de Guadalajara ese plus; incluso alguna vez en una entrevista, Juan declaró que sentía placer en sacar de onda al público. Juan Son, nos guste o no, era un gran showman, de esos que últimamente escasean en las bandas de rock mexicano.

Esta reseña de ninguna manera quitará mérito a Juan Son, quien por una o varias razones comprensibles o polémicas, ya no tuvo química con los demás integrantes de la banda. El tiempo dará honor a quien honor merece.

Lo cierto es que Porter está de regresó para levantar la voz de una manera hermosa y poética con “Moctezuma”, un disco con el que Porter retoma la estafeta como músicos artistas que necesita México.

David Velasco apareció como nuevo vocalista para terminar de amalgamar la madurez musical del proyecto en proceso de revaloración. Porter mutó para dar paso a una mariposa que tiene la fuerza del pensamiento que emana del corazón. Una empresa con discurso y personalidad que puede atraer nuestra atención hacia nuestro yo interno.

“Moctezuma” nos invita a poner la atención que le debemos a nuestro interior para generar los cambios que tanto clama nuestra sociedad y que necesita el mundo. No creo exagerar al decir que hacen falta músicos jóvenes que se pongan en la brecha para proponer, de una manera tan precisa y preciosa, estas preguntas: ¿quiénes somos? y ¿hacia dónde vamos?.

Porter nos alecciona con un fonograma ecléctico conformado por ocho canciones y un sonido híbrido entre lo prehispánico y lo eléctrico.

Este paisaje del México original se abre con el primer track llamado ‘Murcielago’, unas pastillas limpias de Stratocaster con ritmo de huapango nos dan la bienvenida por este paseo sonoro. La voz impecable de David Velasco nos colorea en la imaginación el arribo de los españoles en sus naves flotantes, cuya letra nos narra aquella percepción mística de nuestros antecesores. El puente de esta canción se transforma en una danza del corazón guiada por la linea melódica del bajo, para después explotar en una resolución de secuencias, saturaciones y sampleos electrónicos.

[youtube width=”600″ height=”400″ video_id=”WquF_9Z9w9Q”]

‘M Bosque’ es una canción que particularmente destaca por su letra, pero musicalmente es un tema sencillo. Comienza con una secuencia plana pero amable, que se hace acompañar por un riff sencillo de guitarra; entonces, se abre paso la lírica con la pregunta: “¿Qué es lo que piensas cuando el sol despierta y no lo ves? ¿Será solo una eternidad?”

‘Huitzil’ literalmente es una danza alegre que nos lleva a un viaje introspectivo donde se nos invita a despertar al colibrí, la figura literaria utilizada para hablar de la sabiduría, del tiempo, del corazón y la vida.

42 minutos de música conformada por canciones como ‘La China’, ‘Rincón Yucateco’, ‘Huracancún’ y ‘Tzunami’ me han dejado con un grato sabor de boca. Al escuchar cada uno de los tracks puedo aventurarme a decir que no le falta ni le sobra nada a este disco.

En algún momento, adoré que la rola ‘Huracancún’ me recordara en el más allá al espíritu de Richard Wright (Pink Floyd), aportando un hook de sintetizador magistral en el puente. El cierre es maravilloso con ‘Palapa’, logrando un disco provocativo que nos invita a explotar desde las entrañas en deseo por danzar con el universo.

Espero avidamente podamos volver a verlos en vivo en la ciudad de México o mejor aun, verlos en una noche cálida en Tenochtitlan, estaría chingón ¿no?. Para aquellos que no han escuchado el disco, los animo a que paren su oreja espiritual melómana lo mas pronto posible, y que emprendan este paseo a través de los cantos de un gran Porter.

Los dejo con el track list de esta producción y por lo que mas quieran, no me dejen debrayar solo. Comenten sin temor al prejuicio, ¿Qué les parecio esté disco?.

porter moctezuma

  1. Murciélago
  2. M Bosque
  3. Huitzil
  4. La China
  5. Rincón Yucateco
  6. Huracancún
  7. Tzunami
  8. Palapa

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here