Por Lucho Rivera. Es verdad que en la música prácticamente todo se ha hecho, que lo que hoy en día hace sobresalir a una banda es el sello característico que impriman en su proyecto. Sin embargo hay casos donde resulta demasiado notoria la influencia o el afán de imitar a alguien que generó una fórmula exitosa. Creemos que tal es el caso de Peace (2009), a quienes encontramos sumamente cercanos en forma y tiempo a los Foals (2005).

Sin afán de demeritar a los más recientes, nosotros vemos demasiadas similitudes entre ambas bandas, las guitarras, la voz, el tono de las letras, así como la estructura y ritmo de las canciones, por mencionar algunas. Quizá lo único que diferencía a Peace es que se alejaron un poco del math rock que hacen los de Oxford. ¿Oportunismo?. Cuestión de enfoques.

Peace, la inercia de otros sonidos

Quienes nos competen en esta ocasión son los originarios de Worcester, apenas el año pasado lanzaron su primer disco (‘In Love’) y de inmediato llegaron, suponemos por inercia, los halagos de parte de The Guardian y la NME, revista que los invitó a tocar en los Awards Tour 2013 junto a otros apadrinados, los Palma Violets.

De igual forma fueron nominados al premio Sound of 2013 que organiza la BBC al lado de nombres como Haim y Aluna George. Como buenos padrinos, la NME colocó 3 de sus canciones, sí, ¡3!, en la lista de sus 50 mejores tracks del 2012 y los nominó en este año como Best New Band.

Sabemos que en México poco a poco va creciendo la oleada de fans de estos que promulgan la paz en su nombre. La cita en el Corona Capital es el sábado 12 de Octubre a las 4:00 pm en el escenario Bizco Club. 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here