Por Moreli Paredes. El pasado domingo 5 de diciembre, Cultura Profética se presentó en el Pepsi Center WTC de la Ciudad de México, al cual llegó gente de rangos de edades bastante amplios desde poco antes de las siete de la noche.

El movimiento comenzó al turno de Portavoz, primeros teloneros de la noche. Ya con un poco más de la mitad del foro lleno, a las 20:15 horas, La Banda Bastón salió al escenario con su rap.

El Muelas de Gallo y Dr. Zupreeme de inmediato encendieron al público con rolas como ‘El País de las Maravillas’ y ‘Veneno Para las Estrellas’,  logrando que un mar de manos se alzaran en el aire al ritmo de sus arreglos.

Después de cuarenta minutos de show, se despidieron con una de sus rolas más famosas: ‘Me Gustas’; esto fue suficiente para dejar a un Pepsi Center totalmente lleno, más que prendido para lo que vendría a continuación.

Quince minutos después de las nueve de la noche, Cultura Profética subió al escenario a darle al público lo que había ido a escuchar: buena música con un ‘Ritmo Que Pesa’, seguida por ‘Complicidad’, rola que puso a bailar a los enamorados mas cerquita.

Cultura Profética en el Pepsi Center

Algo destacable del concierto fue la gran consideración que tuvo Cultura Profética con el público, al ofrecer un show que recorrió canciones de toda su discografía para conectar a los seguidores más veteranos con los más jóvenes.

Mensajes de lucha social fueron los protagonistas de las rolas presentadas en el concierto, seguidos por melodías para enamorados, temas que le han valido un gran público a la banda puertorriqueña. Más de una pareja se abrazó muy fuerte cuando ‘Para Estar’, una de sus canciones más coreadas, tuvo el turno.

Presentaron también su nuevo sencillo, ‘Saca, Prende y Sorprende’, dejando en claro por qué la banda ha sido acogida por distintos públicos a través de 18 años. Así entre rolas como ‘Nadie se Atreve’, ‘Ilegal’ y ‘La Noche Vibra’, fue que Cultura Profética logro desgarrar las gargantas de cada uno de los asistentes al concierto.

Algo impecable para resaltar ese domingo fue la gran calidad y armonía musical que existe en todos los elementos de la banda. No hubo ni un momento en el que no fuera sorprendente el nivel vocal de las coristas, el sonido de los metales o la buena vibra que lograban transmitir todo el ensamble de Cultura Profética.

El Pepsi Center fue testigo de una noche inolvidable, donde la buena vibra se podía sentir desde cualquier esquina del foro y donde, sin lugar a dudas, el público querrá que los puertorriqueños de Cultura Profética regresen lo más pronto posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here