Son más que conocidos los finales de una película de terror, el desarrollo de su historia e incluso los diálogos acartonados de sus personajes. Sin embargo, la forma de presentar una idea tan repetida cual manual crea un boquete en lo novedoso. Más negro que la noche (2014), de Henry Bedwell, sería una buena película de terror si no fuera por un detalle sumamente caprichoso: es un “remake contemporáneo”; y todos sabemos lo que pasa con una adaptación de este estilo: la amas o la odias.

Más negro que la noche

¿Cuál puede ser el resultado de hacer una adaptación fílmica horror? Pueden ser dos: una copia literal, llana, que por lo general es aburrida o un guión innovador que le da un giro a la historia con un inesperado final, sin perder la esencia que lo caracteriza, volviéndolo sin más un homenaje digno. Esta película, basada en  su homónima de 1975, dirigida por Carlos Taboada, es una mezcla de ambos resultados, ocasionando que al final de la sala exista un sabor agridulce.

La historia trata sobre una tía Ofelia (Isela Vega), lúgubre, sobria, y en la mayoría del filme, ausente. Su fantasma –lleno de odio y de rencor- ronda las habitaciones de su mansión, cuidada por una siempre impecable y peculiar Margarita Sanz. Su gato Bécker es un enigma, situado en las orillas de los cuartos, transmite suspenso, como lo haría alguna vez Allan Poe. Él es la única obligación que tendrán Zuria Vega y sus compañeras: su cobijo y cuidado a cambio de la propiedad de la mansión que guarda los secretos de un posible asesinato.

Más negro que la noche

A través de flashbacks, la película transmite de una forma correcta el paso de los años en la historia; la trama tiene sin duda, el pedigree de cualquier productor de Hollywood, y parece que Taboada da el visto bueno con el uso de la tercera dimensión en el filme, aportando más que un susto espectral: la sensación de estar inmerso en una historia, que es tan ajena como disparatada, el espectador sucumbe ante la pantalla. La tónica y técnica son el fuerte de la película. Su nudo y conclusión son deplorables.

Sin embargo, el esfuerzo de los productores –José María Torre, Leonardo Zimbrón y Marco Constandse- y su realizador se encuentra más en satisfacer al público que en la mayoría de las ocasiones es; no por encontrar en los detalles el error sino por echar la culpa a su falta de asombro. ¿Cómo hacer que una película de hace varias décadas ocasione miedo? Se le inyecta juventud. Tal es el caso de llamar a Adriana Louvier, Eréndira Ibarra, a una desconocida Ona Casamiquela o a un colado Miguel Rodarte (que se vuelve infame en la escena post-créditos).

Más negro que la noche

El secreto de un remake está en apropiarse de lo contemporáneo para crear un buen homenaje. Ni las computadoras ni las impresoras láser se le hubieran ocurrido a Taboada; sin embargo, la idea de un espectro que ronda a los personajes principales, que puede perecer o no y que se manifiesta en las zonas más lúgubres de la casa no es una novedad: es una receta de cocina.

En ocasiones pasadas, y para mala suerte del director de suspenso, se ha dependido de realizar adaptaciones para “innovar” un género que por años ha estado estancado, y ocurrió un fenómeno: las películas de Taboada se desmoronaron y cayeron en desgracia por pésimos adaptaciones, sin olvidar a los absurdos actores como Plutarco Haza o Martha Higareda. ¿Alguien recuerda El libro de piedra (Estrada, 2009) o Hasta el viento tiene miedo (Moheno, 2007)?

⇒León Larregui interpreta soundtrack de ‘Más negro que la noche’ 

Si bien la recomendación para ver Más negro que la noche está sobre la mesa, también se tiene que ir con reservas. No se puede pedir más a un guión adaptado porque, precisamente, no es algo original. Cuando sucedan remotos casos de buen terror como Km 31 (Castañeda, 2007) o El espinazo del diablo (Del Toro, 2001), entonces podrá hablarse de una invitación real a sentir miedo –y si no es así, al menos a sentirse perturbados-.

Al parecer el fenómeno del copy paste en algunos géneros está de moda; donde los directores y guionistas no se atrevan a realizar una historia que haga sucumbir hasta  a las sombras, los pocos resultados de terror mexicano serán por siempre, agrios y faltos de personalidad.

[youtube width=”600″ height=”400″ video_id=”YQJo6NzKQpE”]

Fecha de estreno: 2014-08-08

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here