Jack White cerró de la manera más épica posible su presentación este fin de semana en Coachella, exclamando al público, “¡la música es sagrada!”, en un jam de 9 minutos para su más grande éxito ‘Seven Nation Army’.

El músico de Detroit tocó junto con su banda por última vez en el enorme escenario de Indio, California antes de tomar un largo y merecido descanso, pero no lo hizo sin despedirse con gran pasión, ya que convirtió ‘Seven Nation Army’ en una plegaria al público, “¡hagan todo lo que puedan, díganle a todos los que conozcan y a los hijos que algún día tendrán, que la música es sagrada!” White agregó, “este es su mundo ahora. Digital, análogo… como sea que consuman música, dejen que mueva sus pelotas y mueva su cerebro. Quiero que todos en esta audiencia den a conocer la palabra: traten a los músicos con el mismo respeto con el que tratan a los actores, directores y estudios de cine. ¡Traten a su banda local de punk tan bien como tratan una nueva película taquillera!”.

Jack White y su épico cierre en Coachella

Después pidió al público que cantara junto con él “Music is Sacred”,  la presentación concluyó con White lanzando un platillo de batería a través del escenario.

Puedes ver un vídeo grabado por un fan en el público aquí:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here