El 8 de diciembre de 1980 fue un día que marcó a la música y al mundo casi de la misma manera en que la muerte de un presidente marca a un país, fue un día en que cambió la vida de miles de fans y amantes de la música, fue la muerte de John Lennon.

Lennon se encontraba en la cima de su carrera como solista, lucía feliz (¿y cómo no estarlo?), tenía a miles que lo adoraban y seguían, pero hubo uno en particular que llevó ese fanatismo al extremo. Mark David Chapman, un joven fanático que lucía como cualquier otro, esperaba fuera del edifico Dakota, en Nueva York, para conocer a John y tomarse una fotografía con él (en estos tiempos, sería una selfie). Chapman le dijo a Paul Goresh (fotógrafo que acompañaba a Lennon durante el transcurso del día para capturar momentos trascendentes) que sería una fotografía muy importante, ya que quizá no lo volvería a ver.

 El día en que murió John Lennon

Horas después, John Lennon regresó al departamento donde vivía con Yoko Ono, bajó de la limusina y escuchó su nombre, volteó y fue entonces cuando recibió múltiples disparos con un revolver, y detrás del arma que asesinó al ex-Beatle, se encontraba el mismo fanático, Chapman, quién además sería el último en recibir su autógrafo.

La muerte de Lennon marcó el fin de una era musical, ya que a pesar de que The Beatles se había separado 10 años antes, el mundo podía seguir disfrutando de música nueva de John y de cierta forma llenar el vació que la banda británica había dejado tras su ruptura. La manera en que murió fue muy irónica, ya que siempre luchó a favor de la paz. Los disparos lo terminaron de una manera brutal y violenta, y eso definitivamente no fue la manera en la que le hubiera gustado morir, ya que se oponían a los ideales pacifistas de Lennon.

El día en que murió John Lennon

Treinta y cuatro años han pasado desde aquel día, el dolor ha sanado pero miles de fans todavía recuerdan al músico alrededor del mundo. Chapman, quién ahora tiene 59 años y se encuentra en la cárcel desde 1981, ha recibido una cantidad incontable de cartas llenas de odio y angustia, afirma que siente haber causado tanto dolor en tantas personas y desearía haber hecho las cosas de otra manera.

Es difícil comprender por que Chapman asesinó a su más grande ídolo, quizá haya sido una obsesión, o tal vez deseaba ser el último fan que vería a John con vida. Lo cierto es que nada va a traer de vuelta físicamente a Lennon o a The Beatles, pero existe una manera con la que podremos siempre recordar, y es a través de su música, esas brillantes, hermosas e inspiradoras palabras, junto con sus melodías y aquellos coros perfectamente armonizados.

El día en que murió John Lennon

Muchos confirmaban que The Beatles llegó a ser incluso “más grandes que Jesús”, lo cual para muchos sería cierto en la década de los 60, y hoy, todavía lo es.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here