Por Alejandro Landoni. La ilusión del primer amor es entrañado por un romance controversial. Mientras un triángulo amoroso da pie a una reflexión íntima y compleja. El tiempo, envés de interpretar un pasado riguroso, se convierte en un futuro consejero. Todo para que el espectador se encuentre con una pareja que aprendió del amor viéndolo por la Televisión.

En una introducción tanto audiovisual como teatral se ven encarnados los personajes y los diferentes roles que deberán asimilar los interpretes. Adornan el espectáculo referencias populares, gay y un humor sencillo pero alivianado .

El Bien y Mal Amado

La carga emocional y las actuaciones son expresadas con euforia. Resulta ser un remolino lo que empieza a causar estragos en las vidas de los personajes. Tanto las facetas emocionales como los movimientos en el escenario constan de una actuación sutil, sin llegar a la exageración.

Cada mensaje que es expresado por los personajes va de acuerdo con la historia y es decorado con poemas. Hay ironía, sarcasmo, mucha empatía y mensajes que pueden ser interpretados por puntos de vista diferentes, duales.

El Bien y Mal Amado

La escenografía y la pantalla, que está a la mitad del espectáculo, aportan una dinámica importante en momentos significativos. Hay objetos sarcásticos, coreografías, un espacio para los recuerdos, videos tanto de ellos como de canciones representativas y un vestuario sesentero.

La obra está basada en el libro de Ben Webb, el reparto es conformado por Jonathan Ramos, Gabriel Hernán y Mariano Ruíz como actor, director y traductor.

El Bien y Mal Amado

El Bien y el Mal Amado se presentará todos los viernes hasta el 25 de julio a las 20:00 horas en el Espacio urgente 2 del Foro Shakespeare.

Fotos Alejandro Landoni

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here